Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

El desaire de Palestina revela el fracaso del intento de acercamiento de EU

Líderes políticos y empresariales palestinos hacen un boicot a una cumbre que Jared Kushner, asesor y yerno de Trump, organiza para discutir la parte económica de la iniciativa de paz de Washington.
mié 26 junio 2019 11:27 AM
Antipalestino
Jared Kushner, uno de los arquitectos de la iniciativa de paz de Trump, insinuó hace poco que los palestinos son incapaces de gobernarse.

WASHINGTON (CNN)- Mientras los arquitectos de la iniciativa de paz de la administración de Trump entre Palestina e Israel se reúnen en Bahréin para discutir el aspecto económico del plan —con el que se pretende atraer ideas e impulsar la economía palestina antes de revelar el plan político, más adelante—, quienes supuestamente se beneficiarían están ausentes.

En el escenario principal en Bahréin dominarán los representantes de aliados de Estados Unidos como Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudita, mientras que los líderes políticos y empresariales de Palestina boicotean el proceso porque le tienen aversión al enfoque estadounidense de formular lo que se ha dado en llamar "el acuerdo del siglo" del presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Publicidad

Los arquitectos del plan (Jared Kushner, Jason Greenblat y el embajador de Estados Unidos en Israel, David Friedman) han pretendido darle la vuelta a la dirigencia palestina y ponerse en contacto con palestinos "de a pie" y líderes empresariales, según explican funcionarios de la Casa Blanca y fuentes en la región. Tenían la esperanza de que sus esfuerzos generaran un contrapeso público al rechazo de la dirigencia política palestina. Sin embargo, los detractores señalan que ni siquiera quienes se han reunido con los tres arquitectos respaldan la conferencia en Bahréin y que algunos de los palestinos con los que el gobierno estadounidense ha hablado tienen lazos con el gobierno israelí.

En el evento Time 100 que se llevó a cabo en Nueva York, hace unos meses, Kushner afirmó que su equipo estaba recurriendo a una estrategia de abajo hacia arriba para "mejorar la vida del pueblo palestino" al garantizar que su patria sea "adecuada para invertir".

La 'nueva realidad' de Kushner

Durante su discurso de apertura en Bahréin, Kushner detalló su visión.

"Imaginen una nueva realidad en Medio Oriente. Imaginen un centro turístico y comercial bullicioso en Gaza y en la Margen Occidental", dijo Kushner mientras animaba a los asistentes a "empezar a pensar en estos desafíos desde una perspectiva nueva".

Publicidad

Sin embargo, Zahi Khouri, prominente líder empresarial palestino que se ha reunido con Trump en la Casa Blanca, se opone a este enfoque.

Rechazo
Los líderes palestinos dicen que la parte económica del plan de paz no puede ser definida antes que la parte política.

"No solo creemos que lo económico no es lo primero. Por eso no iremos ", explicó Khouri. "Simplemente me parece un poco lunático, todo esto. O nosotros estamos engañados o los arquitectos están engañados".

Khouri dijo que no conoce a ningún líder empresarial influyente y respetado que vaya a asistir y predice que habrá pocos compromisos de inversión.

Khouri les aconsejó a Greenblatt y a Kushner que se centraran en un "pacto pueblo a pueblo" entre los israelíes y los palestinos. Cuenta que cuando les dio este consejo sonrieron, pero que a final de cuentas, lo ignoraron.

Un funcionario de la Casa Blanca dijo que ha habido contactos con palestinos "de todas las edades y ocupaciones" que no son parte de la dirigencia y agregó que dichas reuniones sirvieron para tener consideraciones y perspectivas diferentes. El funcionario aseguró que muchos de los palestinos creen que "su dirigencia está cometiendo un grave error en esto y quieren que los escuchen".

Recomendamos: El plan de paz de EU para Medio Oriente es rechazado por empresarios palestinos

A lo largo de los pasados dos años, se han celebrado varias reuniones a puertas cerradas. Un palestino que se reunió con Greenblatt el año pasado dijo que el funcionario de la Casa Blanca quería venderles la idea de que su equipo es "un mediador honesto". Otro palestino dijo que nada más "se sientan y sonríen", pero no hacen preguntas muy específicas. Las fuentes no pudieron precisar cuántos palestinos se han reunido con el equipo de Trump y los funcionarios de la presidencia declinaron dar cifras.

Publicidad

Al menos en parte, la presidencia de Trump ha recurrido a sus contactos israelíes para organizar estas reuniones, de acuerdo con varias fuentes que tienen conocimiento de su planificación. Muchas de ellas dicen que quienes han estado dispuestos a colaborar pertenecen a la periferia de la sociedad palestina.

"Hay unos cuantos palestinos marginados que trabajan con los asentamientos israelíes y los aceptan porque les conviene", dijo un palestino que tiene conocimiento de las reuniones. "Están completamente aislados".

Sin embargo, muchos palestinos señalan que las políticas del gobierno estadounidense son prueba clara de que no habla en serio cuando dice que respetará sus intereses históricos. Tal es el caso de la mudanza de la embajada de Estados Unidos a Jerusalén, el reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel, el recorte a los recursos para los refugiados palestinos y los proyectos de asistencia, el cierre de la oficina de la OLP en Washington y la disolución de la misión diplomática estadounidense para los palestinos en la embajada de Estados Unidos en Israel.

Bienvenidos a 'Trump Heights', una colonia israelí en honor al presidente de EU

'Ya perdieron el control del mensaje'

"El gobierno estadounidense comienza con una gran desventaja. La cantidad de medidas que han tomado, ya sea con Jerusalén o con los recortes a la ayuda humanitaria, básicamente ha dado la impresión de que [el gobierno] es antipalestino. Además, como el gobierno no puede hablar de los detalles del plan, ya perdieron el control del mensaje", dijo Ghaith al Omari, investigador del Washington Institute for Near East Policy.

Además, Kushner insinuó hace poco que los palestinos son incapaces de gobernarse.

"Creo que es un estándar muy alto… si no tienes una estructura gubernamental adecuada y la seguridad adecuada cuando la gente vive con miedo al terrorismo, eso lesiona a los palestinos", dijo Kushner a Axios HBO a principios de junio, cuando le preguntaron sobre la condición de Estado de Palestina. "La esperanza es que con el tiempo se vuelvan capaces de gobernar".

El gobierno de Trump también alienó a algunos palestinos que habían trabajado para ellos.

Recomendamos: Estados Unidos fusionará su consulado en Jerusalén con la embajada

Ibrahim Dalalsha era el interlocutor al que todos recurrieron durante casi 20 años cuando había que intercambiar mensajes entre el gobierno palestino y el estadounidense. Dalalsha creció en la Margen Occidental y trabajó para el Departamento de Estado como especialista político en la región; fungió como mensajero franco y asesoraba al gobierno estadounidense respecto a las políticas tomando en cuenta las posturas de la dirigencia palestina. Su trabajo tenía ramificaciones tanto políticas como de seguridad.

"Era difícil, a veces era sombrío; había desacuerdos y problemas, pero había energía", explica Dalalsha sobre su carrera en uno de los temas más delicados de Medio Oriente. "El proceso no estaba muerto. Ahora sí".

Hace unos meses, Dalalsha renunció. Sentía que tenía que hacerlo porque no tenía cabida en la embajada luego de que cerraran la misión estadounidense para los palestinos.

"Ya no podía hacer mi trabajo. Sentí que si seguía dándole información a un embajador estadounidense que no tiene un compromiso con los palestinos y lo hace para servir a los intereses israelíes desde su perspectiva, entonces, como palestino, sería un simple informante. No soy el operador político que solía ser", explicó. "No soy un puente entre ambas partes. No tengo un compromiso doble. La sensación es muy mala".

Cuando se le preguntó a un funcionario del Departamento de Estado sobre la salida de Dalalsha, dijo "el Departamento de Estado no hace comentarios sobre cuestiones personales de empleados locales en específico".

El consulado de EU en Jerusalén se fusiona con la embajada

Un exembajador que trabajó con Dalalsha y que ahora es director del Horizon Center for Political Studies and Media Outreach, dijo que Dalalsha es "indispensable".

"Probablemente era el empleado local más leal que teníamos en el consulado en esos días", dijo Jake Walles, cónsul general y jefe de la misión estadounidense en Jerusalén entre 2005 y 2009. "Por sus contactos y por el hecho de que durante el año previo al cierre del consulado no hubo ninguna discusión de alto nivel entre Israel y Palestina, habría sido valioso. El equipo del presidente que estaba trabajando en esto básicamente estaba volando a ciegas. Ahora [sin Dalalsha], de verdad están volando a ciegas".

Pese a que los palestinos demuestran que no tienen ganas de participar, la Casa Blanca espera que la Autoridad Palestina (AP) lo haga una vez que dé a conocer sus planes. Esta semana presentarán el plan económico, un plan de 50,000 millones de dólares para impulsar la economía palestina si se acuerda un proceso de paz. Prometieron que publicarían el componente político del plan en una fecha posterior indefinida.

"Siempre hemos estado abiertos a reunirnos con la Autoridad Palestina, pero ellos son los que tomaron la decisión de no tener contacto con nosotros desde finales de 2017 . Esperamos que cuando demos a conocer nuestro plan, la AP opte por participar constructivamente", dijo un funcionario de la Casa Blanca. "Se lo deben a su pueblo". No está claro si el funcionario se refería a que los palestinos cambiarán de opinión una vez que se dé a conocer el plan económico o cuando se publique el plan político.

Por ahora, parece que los palestinos están unidos en su rechazo a un plan para "comprar" su cooperación aunque la Casa Blanca de Trump ha rechazado dicha descripción.

Dado que la administración estadounidense ha señalado que el plan político probablemente no enfatice una solución de dos Estados, la dirigencia palestina reiteró que es poco probable que sean más receptivos cuando se dé a conocer más adelante.

"El pueblo palestino y su dirigencia no lidiarán con ningún plan de paz que no cumpla el derecho internacional, es decir, una solución de dos Estados que incluya a Jerusalén Oriental como capital del Estado palestino según los límites de 1967", dijo a CNN Majdi Khaldi, asesor diplomático del presidente Mahmud Abás.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad