Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Litio en Bolivia: este fue el modelo de explotación implementado por Evo Morales

El mineral, que acaba de ser nacionalizado en México, fue una de las materias primas que permitió que la economía de este país sudamericano creciera aceleradamente en la década de 2010.
jue 21 abril 2022 05:04 AM
(Evo Morales, presidente de Bolivia)
Evo Morales aseguró el 16 de diciembre de 2019 en Buenos Aires que se vio forzado a renunciar al poder por un "golpe al litio" y culpó directamente a Estados Unidos.

México tomó la decisión, en tiempo récord, de nacionalizar el litio. Este mineral será clave para la transición energética, por lo que cómo se extraerá y explotará puede ser una clave para el desarrollo económico de los países que cuenten con él.

Bolivia, uno de los principales productores, emprendió el camino para que las ganancias del litio se quedaran en el país durante la década pasada, en el gobierno de Evo Morales. La explotación de este recurso estuvo, en parte, detrás del crecimiento económico sin precedentes que vivió el país entre 2006 y 2019. Aunque también las exportaciones de gas a Brasil jugaron un papel determinante.

Publicidad

De acuerdo con cifras del Banco Mundial, durante el mandato de Morales, de 2006 a 2019, el país creció a una tasa superior al 4% anual.

A continuación, explicamos cómo fue el modelo de explotación del litio con el que Bolivia ha trabajado en los últimos 15 años.

¿Cómo y quién se explota el litio en Bolivia?

Bolivia posee el yacimiento de litio más grande del mundo, en el salar de Uyuni, el inmenso desierto de sal del oeste de su territorio. Se calcula que el país sudamericano cuenta con una reserva 21 millones de toneladas certificadas.

“Es incuestionable que no debemos dejarnos expoliar de nuevo”, declaró Morales al comienzo de su primer mandato. Desde que asumió el cargo, en 2006, defendió el planteamiento de una extracción “100% nacional”.

El plan de Morales consistía no solo en la extracción del mineral, sino en la exportación de baterías producidas en el terreno, con un mayor valor añadido, lo que beneficiaría mucho más al país sudamericano.

“De tener éxito, Bolivia se convertiría en uno de los pocos países del Sur capaz de hacerse cargo de toda una cadena industrial: exploración y extracción de la materia prima, producción de compuestos básicos, y luego la fabricación de bienes intermedios y bienes de consumo final (baterías de iones de litio)”, señala un artículo de Le Monde Diplomatique en Español.

 

El gobierno de Bolivia impulsó en 2008 un plan nacional para la industrialización de recursos “evaporíticos”, incluido el litio, bajo el auspicio de la empresa nacional Yacimiento de Litio Bolivianos (YLB).

“Nuestra política consiste en asegurarnos de que las materias primas sean explotadas por empresas del Estado”, dijo Luis Alberto Echazú, entonces viceministro de Altas Tecnologías Energéticas de Bolivia a Le Monde Diplomatique en verano de 2019.

Para ello, era necesario el desarrollo de tecnología nacional, para reducir la dependencia de las multinacionales, por lo que el Estado boliviano hizo una inversión de 1,000 millones de dólares. De hecho, la etapa de producción de bienes de consumo es la más complicada para el país.

A pesar del deseo de autonomía, Bolivia ha tenido que buscar socios en el extranjero para acceder a tecnología de última punta, así como para abrirse mercados en el extranjero.

YLB ha puesto cinco condiciones a las empresas extranjeras con las que hace sociedades:

  1. Aceptar la participación mayoritaria del Estado boliviano (51%).
  2. Asegurar la industrialización del litio derivándolo a una cadena de productos de alto valor añadido
  3. Aportar financiación.
  4. Asegurar el acceso a un mercado en el extranjero
  5. Garantizar la transferencia de tecnología y saberes, en particular mediante la formación del personal boliviano.
 

“Si bien empresas japonesas, chinas, surcoreanas y francesas se han mostrado interesadas, las cosas a veces han resultado complicadas”, señala Le Monde Diplomatique.

En agosto de 2019, el gobierno boliviano alcanzó un acuerdo con el consorcio chino Xinjiang TBEA Group-Baocheng para la explotación de los salares de Coipasa y de Pastos Grandes. El acuerdo también incluye la construcción de una fábrica de baterías de ion de litio en China, con la participación de YLB.

Se han llevado a cabo negociaciones con la India y Rusia. En los últimos años Moscú ha mostrado interés en la exploración de los yacimientos de litio bolivianos, lo que quedó de manifiesto en 2019 durante la visita a este país del entonces presidente de Bolivia, Evo Morales. Eso sí, en octubre de 2021 Bolivia negó haber alcanzado un acuerdo con Rusia para explotar esos yacimientos.

Sin embargo, la gran esperanza fue durante mucho tiempo la firma, a finales de 2018 –tras diez largos años de negociaciones– de un acuerdo con la empresa alemana ACI Systems.

¿Para qué sirve el litio y por qué se le conoce como el 'oro blanco'?

La compañía resultante, YLB-Acisa —la primera empresa de capital mixto del país en el sector minero— permitió que el litio de Bolivia acceda al mercado europeo, al enviar baterías para la industria automotriz, la más grande de Europa, pero que no produce sus propias baterías.

Echazú dijo a principios de 2019 que el objetivo es enviar las primeras baterías para autos eléctricos al país europeos entre finales de 2023 y principios de 2024. Pero problemas con los alemanes, han retrasado esta meta.

 

El litio y el golpe de Estado en Bolivia

Evo Morales ha asegurado en varias ocasiones que fue derrocado por un golpe de Estado, después de las elecciones por intereses como los de Estados Unidos por el litio, mientras que en Bolivia no consta que este país pujara con otros como China y Alemania por el codiciado "oro blanco".

Morales aseguró el 16 de diciembre de 2019 en Buenos Aires que se vio forzado a renunciar al poder por un "golpe al litio" y culpó directamente a Estados Unidos.

"Como Estados Unidos quedó fuera, ahí empezó el problema", denunció sobre la exclusión de este país de proyectos para industrializar este mineral en Bolivia, en favor de empresas de China y de Alemania.

Morales cumplió un récord en su país. Con 13 años y 9 meses, se convirtió en la persona que ha gobernado Bolivia por mayor tiempo.

Durante sus tres periodos de gobierno —antes de ser derrocado en noviembre de 2019—, Morales ayudó a que el país tuviera una completa transformación en el ámbito económico y social, aunque no todo se puede agradecer directamente a su gestión.

El 22 de octubre de 2021, en una visita a México —el primer país que lo recibió después de su derrocamiento—, el exmandatario le dijo al presidente Andrés Manuel López Obrador que tenía que proteger el control del mineral porque su industria “debe estar en manos de los Estados, no del sector privado”, de acuerdo con una nota de El País.

“Decidimos, como Estado industrializar el litio. Contratamos expertos... y empezamos la gran industria y ahí viene el golpe del Estado. Congresistas americanos reconocen que el golpe de Estado fue por el litio”, dijo.

El presidente boliviano incluso ha llegado a señalar que Tesla, el principal fabricante de autos eléctricos del mundo, como parte de los responsables de sacarlo del poder.

Con información de EFE

Publicidad
Publicidad