Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

#CómoReactivarMéxico_header desktop Home Expansión
#CómoReactivarMéxico

¿Qué es mejor, apoyar a las familias o a las empresas?

Todos nos hablan de lo mal que podrían verse los escenarios económicos, pero seamos un poco más positivos, hablemos de cómo el gobierno debería afrontar la crisis, opina Erendira Yaretni Mendoza.
mié 17 junio 2020 06:31 AM

(Expansión) – Al día de hoy uno de los más grandes temores de la sociedad no solo es el COVID-19, un virus que se propagó por todo el mundo -a donde sea que veamos encontramos un temor generalizado-, sin embargo, la gran mayoría tiene más miedo del futuro que tendremos tan pronto podamos salir de nuestras casas y no es tanto por la enfermedad, sino por la situación económica que se ha venido agravando.

Todos nos hablan de lo mal que podrían verse los escenarios económicos, pero seamos un poco más positivos, hablemos de cómo el gobierno debería afrontar la crisis para evitar un colapso económico.

Publicidad

Para poder entender un poco las medidas de mitigación será necesario comprender que tanto los obreros como los empresarios son indispensables para mover la economía, no es una lucha, pero también mucho depende del Estado; en palabras más simples es explicar el flujo circular de la economía, donde los agentes económicos son las familias, las empresas y el Estado.

Las familias fungen como mano de obra, que a su vez es empleada por las empresas; gracias al capital de los inversionistas se puede pagar su trabajo, y mediante esta se transforma la materia prima en bienes de consumo, los cuales serán colocados en el mercado donde los consumidores pueden adquirirlo. Ahora bien, el papel del Estado al igual que las empresas contrata personas para la generación de servicios y paga sus remuneraciones, también será el encargado a través de la mano invisible de regular el mercado, ya sea con el cobro de impuestos o con el apoyo a través de subsidios y subvenciones.

El Estado también será el encargado de mitigar las problemáticas causadas por diversos factores como lo son las crisis económicas como la que estamos atravesando, para la cual el gobierno mexicano ha solicitado un préstamo internacional, y el objetivo de ese crédito debería ser reactivar la economía y evitar así que tengamos una recesión o posible depresión económica.

Para evitar un escenario económico negro, ¿qué es lo que se debería hacer? El Estado deberá de velar por los intereses de sus ciudadanos y la peor forma de distribuir ese recurso es a través de apoyos sociales; quizá no estés de acuerdo, pero déjame explicarlo: si el Estado a través de la asistencia social, ya sea por medio de despensas y apoyos diversos lo reparte entre las familias, pronto nos habremos comido el recurso, es decir, el dinero pronto se evaporaría.

Pero ¿qué pasaría si se distribuye solamente a los empresarios? La respuesta del ciudadano promedio sería que solamente se está apoyando a los más allegados, pero no es así. Si los empresarios reciben estímulos bajo la promesa de producir, se reactiva la economía y salimos de la crisis en un dos por tres, pero ¿cómo? Se explica en un par de sencillas líneas.

La industria recibe dinero, el cual servirá para poder continuar trabajando. Imaginemos que tenemos una empresa ya sea micro, pequeña, mediana o grande; plantearé el ejemplo de una maquiladora de ropa, la cual, al ser no esencial durante la pandemia, cerró sus ventas y producción, por lo que vio afectadas sus finanzas. Si como empresaria tengo la facilidad de acceder a un apoyo para mi negocio, no uno pequeño sino uno grande, esto haría que pudiera reiniciar mi producción. ¿Y por qué grande? Para que realmente funcione la reactivación de la economía.

La pandemia acelera la revolución 4.0 en las empresas

Publicidad

Es decir, recibo dinero que ocupo para la adquisición de materia prima. ¿A quién le compro? A los agricultores que sembraron algodón, por lo que comienzo a beneficiar a diversos sectores económicos.

Pero continuemos, para poder maquilar esa ropa, necesito trabajadores y contrataré o reincorporaré a sus puestos de trabajo; dicho en otras palabras, disminuyo el desempleo, quizá una empresa no lo haga en gran escala, pero si sumamos a todas las industrias, por supuesto que el empleo irá al alza, otro punto a favor.

OPINIÓN: Muchas empresas se han gestado en momentos de crisis, ¿yo qué puedo hacer?

Y no solo requiero de obreros, también de personal especializado, quizá diseñadores, ingenieros, contadores y hasta personal encargado de comercio y logística para exportar. ¿Por qué no? Así que ahora estoy contribuyendo en la balanza comercial.

Una vez concluida la ropa se oferta en el mercado de bienes y servicios, en la cual puede haber intermediarios como centros comerciales, quienes a su vez también contratarán personal para atención al consumidor.

Continuando con el siguiente eslabón, todos los trabajadores recibirán un sueldo que utilizarán para la compra de bienes y servicios, y adivinen qué, este dinero continuará llegando a las empresas que podrán incrementar el número de trabajadores y las familias podrán tener un trabajo.

Ahora sí, ¿qué es mejor, apoyar a las familias o a las empresas?

Nota del editor: Erendira Yaretni Mendoza Meza es licenciada en Economía, maestra en Gobierno y Desarrollo Regional por El Colegio del Estado de Hidalgo y doctora en Ciencias Sociales por la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo. Es profesora de la máxima casa de estudios de la entidad. Síguela en Twitter y/o en Facebook . Las opiniones expresadas en esta columna son exclusivas de su autora.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
Coronavirus_header desktop Home Expansión
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad
Publicidad