Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Las finanzas en el camino de la inclusión

Es buen momento para cobrar conciencia de la importancia del ahorro a largo plazo, de establecer planes de retiro y de llevar una adecuada planeación financiera, considera Adolfo Ruiz Guzmán.
jue 01 julio 2021 12:01 AM

(Expansión) - Tradicionalmente en junio se celebra el orgullo para la comunidad LGBT+, por lo que es motivo para organizar distintas manifestaciones, expresiones artísticas, culturales y de entretenimiento; pero hay un elemento fundamental que ha pasado desapercibido o es poco comentado, el tema de la cultura financiera para este segmento de la población, además de hacer visible que las finanzas personales también van por el camino de la inclusión.

Es importante insistir en la relevancia que cobra asumir los retos que varios especialistas han detectado para los miembros de la comunidad. El primero, sin duda, es el tema del ahorro y el crear los hábitos para ello; el segundo, para colectivos como los transexuales, el poder acceder a servicios públicos o privados por no existir los mecanismos adecuados para que su identidad pueda ser reconocida.

Publicidad

Un primer paso es desmitificar el concepto o el estereotipo que se les asignan a la mayor parte de la comunidad y que los mercadólogos han llamado DINKS, es decir, personas con doble ingreso y sin hijos (Double Income, No Kids por sus siglas en inglés).

Esto ha ocasionado que se fomente una cultura de consumo a corto plazo, del gasto en viajes, tecnología, moda, etcétera, que absorbe gran parte del ingreso y que se promuevan estilos de vida que no corresponden al poder adquisitivo de las personas, generando el efecto “bola de nieve” por la acumulación de deudas.

Sin embargo, hay que comprender que no todos los que pertenecen a la comunidad tienen dobles ingresos por estar con una pareja y el nivel del poder adquisitivo tampoco es tan alto.

No perdamos de vista que el buscar acceder a bienes y servicios, generalmente más onerosos, brindan cierta seguridad frente a la discriminación o recibir tratos desiguales, lo que fomenta incurrir en estos gastos.

Si bien el problema es de fondo, también es buen momento para cobrar conciencia de la importancia del ahorro a largo plazo, de establecer planes de retiro y de llevar una adecuada planeación financiera que cubra todas estas necesidades. Hay diversos instrumentos que facilitan llevar un control, que nos permitan no sobrepasar los gastos o que nos pudieran generar un sobreendeudamiento.

Ahora bien, el segundo reto es todavía más complejo, pero no imposible de vencer y se trata de lograr que las personas transexuales puedan acceder a diversos servicios, tanto públicos como privados, sin contratiempos.

Lo primero es acudir al Registro Civil para llevar a cabo el trámite de cambio de identidad y deberá generar una nueva acta de nacimiento, en la que se reconoce el nuevo género. Lo segundo, y es importante mecionarlo, es acudir a las oficinas del SAT para dar de baja el RFC anterior y dar de alta el nuevo acorde con la nueva identidad, cabe señalar que, de no hacerlo así, la autoridad fiscal podrá pensar que son dos identidades diferentes.

Publicidad
El valor de la inclusión laboral en tiempos de crisis

Con el acta de nacimiento se pueden obtener los demás documentos que den certeza a las personas trans de su identidad. Con el RFC ya pueden realizarse todos los demás procesos para obtener diferentes servicios como el de abrir una cuenta en una institución financiera.

Pero ahora veamos las ventajas que pueden obtener los miembros de esta comunidad dentro del sistema financiero, así como los beneficios que se han logrado a lo largo de todos los años de lucha. Por ejemplo, nadie puede negar un servicio financiero, por lo que está prohibida la discriminación por sexo, orientación e identidad sexual.

También se creó la Federación Mexicana de Empresarios LGTB+ que busca, a través de lo que llaman “financiación diversa”, que los negocios propiedad de personas LGTB+ generen impacto dentro de la misma comunidad.

Y el gobierno ha logrado que instituciones como el Fonacot ofrezca créditos mancomunados cumpliendo con los requisitos; el Infonavit ofrece financiamiento a matrimonios igualitarios, el IMSS e ISSSTE ofrecen el acceso a seguridad social, servicios y préstamos a los cónyuges y concubinos del mismo sexo.

Con acciones como estas, vemos también que las finanzas van en el camino de la inclusión, pero es importante que sean aprovechadas para obtener el mayor beneficio de sus bondades y que se puedan incrementar los patrimonios.

Nota del editor: Adolfo Ruiz Guzmán es egresado de la licenciatura en Ciencias de la Comunicación y del MBA por la Universidad Anáhuac Campus Sur. Es piloto privado y está realizando sus estudios y prácticas para convertirse en piloto comercial, en la Escuela de Vuelo AIRE. Actualmente se desempeña como director de Comunicación y Relaciones Públicas de Grupo Financiero B×+, tiene más de 10 años de experiencia en comunicación del sector financiero. Síguelo en Twitter . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
Publicidad
Publicidad