Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

#Entrelíneas | Big Tech. Es hora de pagar la ‘borrachera’

La pandemia digitalizó nuestras vidas y esto generó un optimismo exacerbado por parte de las empresas de tecnología digital, apunta Jonathán Torres.
mar 29 noviembre 2022 06:22 AM
despidos masivos en la tecnológicas
En estos momentos vemos los impactos por las expectativas infladas, exacerbadas, por el furor sin límites. El entorno económico ya les pasó a los jugadores del sector la factura de la ‘borrachera’ y tienen que pagarla. Los despidos es una de sus formas, señala Jonathán Torres.

(Expansión) - Un crudo invierno se avecina para las empresas tecnológicas. Reportes de prensa citan ya una lluvia de despidos, pérdidas anuales estimadas en más de 2 billones de dólares. ¿Estamos en vísperas del estallamiento de una nueva burbuja en el mundo de la tecnología?

La historia no necesariamente está condenada a repetirse, pero hay elementos que prevalecen. Las olas en la industria tecnológica han dejado varias ‘heridas’; quiebre de empresas, pérdida de capitales, muchas lecciones, pero también el inicio de nuevas formas para hacer negocios.

Publicidad

Ahora estamos en vísperas de otro momentum. La prensa sostiene que las grandes empresas tecnológicas están frente a una nueva crisis. Ciertamente, los escándalos por los despidos son la gasolina para encender la coyuntura, pero todo parece indicar que lo que está pasando es una corrección en las expectativas que la industria generó a lo largo de los años.

Contexto

Las plataformas tecnológicas que tenemos hoy son producto de una generación tecnológica poco apreciada por el público, pero que para los analistas ha hecho toda la diferencia. Esto tiene que ver con el brinco de la tecnología 3G a la 4G. La 3G nos permitió tener banda angosta, y navegar mal y caro por internet, para tener nuestra oficina móvil. Todas las plataformas tenían no más de 200 millones de usuarios en computadoras de escritorio, pero la 4G transformó el ecosistema digital y así todas las plataformas se volvieron globales y con más de 2,000 millones de usuarios.

Vino un estado de innovación constante, las redes de telecomunicaciones se transformaron en mercados y el internet también. Surgió la ‘era del acceso’, en la que nadie quería la propiedad de las cosas, sino tener acceso a fondos de catálogos de propiedad intelectual. Es decir, ya nadie quería discos físicos sino fondos de acceso de catálogos de música; ya nadie quería la propiedad de libros, sino una herramienta para refrescar la experiencia de lectura; ya nadie quería formatos de películas sino streaming…

Hoy, las plataformas no serían tan poderosas si no fuera por el mundo 4G. En un periodo de 12 años hemos visto evolucionar nuevos modelos de negocio y en los últimos cuatro nacieron las fintech y las criptomonedas. A lo largo de todos estos años, las compañías más grandes no pararon de crecer y el mercado las acompañó invirtiendo en ellas.

La pandemia digitalizó nuestras vidas y esto generó un optimismo exacerbado por parte de las empresas de tecnología digital. Por un lado, las empresas de infraestructura de telecomunicaciones conectaron a más personas y se vieron obligadas a ofrecer una mejor calidad y servicio. Por su parte, las plataformas digitales empezaron a crecer de forma desmedida.

Es momento de pagar el precio

“Las empresas padecieron de optimismo y empezaron a contratar mucho personal, pero la demanda agregada provocada por un elemento exógeno (pandemia) no iba a mantener la demanda de servicios e íbamos a tener que retroceder a un estado de normalidad, que no quisieron ver las empresas tecnológicas. El furor era enorme y ahora estamos empezando a ver las consecuencias”, complementa Jorge Fernando Negrete, presidente de Digital Policy & Law Group.

“Las grandes empresas de tecnología siguen siendo muy poderosas, tienen una mirada más allá y están avanzando en investigación y desarrollo, pero estos son procesos naturales de corrección ante expectativas infladas y retornos reales de ingreso”, afirma Sebastián Cabello, experto en políticas públicas digitales y CEO de SmC+Digital Public Affairs.

Esta crisis se enmarca en el entorno recesivo, pero impacta de manera distinta en los distintos jugadores y regiones. Así, explica Jorge Fernando Negrete, en cuanto a conectividad, América Latina está en la tormenta perfecta pues registra altos precios de espacio radioeléctrico, algunas de sus monedas ya empezaron a devaluarse y hay una guerra de tarifas a la baja. Por lo tanto, hay menos despliegue de conectividad, menos infraestructura y poca caja por parte de los operadores de telecomunicaciones.

En tanto, algunas plataformas digitales emitieron obligaciones para generar inversión y capitalizarse. Estaban acostumbradas a muchísima utilidad y ahora tienen que pagar la cuenta. Por ejemplo, las rondas de financiamiento para invertir en los unicornios ya disminuyeron y ahora los inversionistas ya no quieren el storytelling, sino resultados en sus estados financieros. Las criptomonedas, a su vez, viven días oscuros.

Sin embargo, la hegemonía de las Big Tech no está en duda. Las que lideran la nube, las redes sociales, los sistemas operativos, seguirán peleándose el trono. Ahora viene 5G, se liberarán enormes capacidades de cómputo, la tecnología estará absolutamente metida en la ‘nube’, se acelerarán los procesos de transformación digital y surgirán nuevas cadenas de valor.

“Hay que pensar los negocios de internet con una visión muy a futuro. Para estas empresas, la clave y su principal dilema está en volverse gatekeepers, que son aquellos que tienen la puerta por la que todos tienen que pasar más adelante en el futuro”, explica Sebastián Cabello.

 

Por lo pronto, hay que dar lugar a las correcciones, lo que dará paso a que los jugadores se volverán más eficientes en su gestión para sostener su competitividad en función de su crecimiento y no dejarse llevar por el dinero en sus stocks y por las expectativas que esto traía consigo.

En estos momentos vemos los impactos por las expectativas infladas, exacerbadas, por el furor sin límites. El entorno económico ya les pasó a los jugadores del sector la factura de la ‘borrachera’ y tienen que pagarla. Los despidos es una de sus formas.

**********

La crisis económica en la tecnología es una cruda historia. Pero hay otra, que puede trastocar las reglas del juego para bien o para mal. Tiene que ver con la ola sobrerregulatoria en Europa y Estados Unidos. Es geopolítica.

En Europa entraron en vigor dos directivas que endurecen las políticas sobre competencia económica, comercio electrónico, contenidos, protección del usuario. El análisis es que se pretende poner contra las cuerdas a empresas chinas y estadounidenses, dado que Europa no es un hub digital, cuenta con muy pocos players globales. La otra lectura es que las piezas legislativas europeas suelen fijar estándares internacionales regulatorios, por lo que países de otros bloques podrían tomarlas como referencia para regular los mercados digitales.

Estados Unidos, aunque ha llevado a dueños de Big Tech a comparecer al Senado, mantiene una postura de híper liberalización, pero recientemente lanzó una medida llamada ‘Clean Network’, que implica una restricción en contra de las empresas chinas para mantener el liderazgo estadounidense.

China es el líder en 5G y tiene, como política de Estado, impulsar la innovación tecnológica, las redes 5G y la Inteligencia Artificial.

¿México? Según SmC+Digital Public Affairs, la ola regulatoria está concentrada en asuntos relacionados con cuotas de contenido nacional, competencia, impuestos, moderación de contenidos. Pero, al margen de ello, hay algo peor: el gobierno mexicano no le entiende a la tecnología, carece de una estrategia digital y no está promoviendo la conectividad.

_______________

Nota del editor: Jonathán Torres es socio director de BeGood, Atelier de Reputación y Storydoing; periodista de negocios, consultor de medios, exdirector editorial de Forbes Media Latam. Síguelo en LinkedIn y en Twitter como @jtorresescobedo . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión.

 
Publicidad