Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Lamer el chupón de tu bebé podría protegerlo de las alergias

La idea es que los microbios a los que estás expuesto en la infancia pueden afectar el desarrollo de tu sistema inmunológico más adelante en la vida.

(CNN) – Imagina el escenario: si el chupón de tu bebé se cae al suelo, antes de devolvérselo, tú… ¿lo lavas con agua y jabón o -muy a tu pesar- lo limpias con tu propia saliva?

No te sientas tan culpable si eliges usar tu saliva, porque un nuevo estudio sugiere que la saliva de la madre y las bacterias que contiene podrían ayudar a prevenir las alergias en los niños pequeños.

La investigación encontró niveles más bajos de una proteína causante de alergias en los bebés cuyas madres reportaron lamer los chupones para limpiarlos, lo que se suma a un creciente cuerpo de evidencia de que la exposición temprana a los microbios puede prevenir enfermedades.

Lee: La importancia de platicar con tu bebé

"La idea es que los microbios a los que estás expuesto en la infancia pueden afectar el desarrollo de tu sistema inmunológico más adelante en la vida", dijo la doctora Eliane Abou-Jaoude, alergóloga del Sistema de Salud Henry Ford en Detroit

La exposición a microbios

Publicidad


Las investigaciones han demostrado que las personas que viven cerca del ganado, las que evitan los lavavajillas y los bebés nacidos a través del canal vaginal lleno de microbios (en lugar de cesárea) tienen menos probabilidades de desarrollar alergias.

El nuevo estudio, que no ha sido revisado por pares investigadores, aporta "un dato más de que la exposición temprana a los microbios ayuda a prevenir alergias", señaló el doctor Andrew MacGinnitie, director clínico de la división de Inmunología del Boston Children's Hospital.

Lee: Un papá cansado crea un biberón radical para su bebé

Pero el estudio también tiene puntos débiles, dijo MacGinnitie. El tamaño de la muestra es pequeño, lo que dificulta extraer demasiadas conclusiones, mientras que otros factores además de la saliva de la madre podrían haber ayudado a desarrollar el sistema inmunológico de los niños.

niño y comida saludable
Las personas que viven cerca del ganado y las que evitan los lavavajillas, así como los bebés nacidos a través del canal vaginal lleno de microbios tienen menos probabilidades de desarrollar alergias.

"Es posible que ensalivar el chupón esté correlacionado con otros factores más importantes que predisponen o protegen contra los alérgenos", dijo, y agregó que las madres que lamen los chupones de sus hijos también podrían "dejar que sus hijos jueguen en la tierra o su casa podría estar menos limpia".

La incertidumbre sobre la causalidad es la razón por la que Abou-Jaoude todavía no recomienda que los padres empiecen a chupar los chupones. "Lo que es muy importante entender es que este no fue un estudio de causa y efecto. No te está diciendo, si chupas el chupete de tu hijo, no desarrollará alergias", dijo la autora del estudio.

OPINIÓN: ¿Por qué el mundo enloquecerá con el bebé de Meghan y Enrique?

Sin embargo, para aquellos que lo ensalivan, MacGinnitie no ve demasiados riesgos: "Si el niño estuviera enfermo, podría transmitir una infección a la mamá o al papá, pero si el niño está bien, eso parece poco probable".

Incluso si el chupón cae al piso, "en general, las bacterias y los virus en el piso no causan enfermedades".

Menos proteínas ligadas a la alergia

Para determinar el riesgo de alergia los investigadores buscaron una proteína relacionada con el contagio. Rastrearon los niveles del anticuerpo IgE en 74 bebés que usaban chupones, según informaron las madres. En esta ocasión los padres no fueron incluidos en la investigación.

Lee: Los beneficios de la lactancia materna directa para el peso del bebé

Solo nueve bebés tenían madres que empleaban la saliva para limpiar sus chupones. En comparación con los otros niños, esa muestra tenía niveles significativamente más bajos de anticuerpos IgE, una tendencia que comenzó cuando los niños tenían aproximadamente 10 meses de edad.

Los investigadores monitorearon a los bebés solo durante 18 meses, por lo que no está claro si los niveles más bajos de IgE en la infancia se traducirían en menos alergias en el futuro.

"Basándonos en estos niveles, realmente no se puede saber qué les ocurrirá a estos niños en el futuro. Todo lo que sabemos es que las personas con alergias suelen tener niveles más altos de anticuerpos IgE. Pero eso no significa que si tienes altos niveles de IgE, definitivamente vas a tener alergias", dijo Abou-Jaoude.

Lee: El 93% de niños en el mundo respira aire tóxico

Nuestros cuerpos desarrollan anticuerpos para combatir infecciones, pero MacGinnitie explicó que los anticuerpos IgE a menudo se producen en respuesta a sustancias inofensivas, razón por la cual están estrechamente asociados con las alergias.

"Las alergias son una respuesta inadecuada de nuestro sistema inmunológico que ve como peligroso algo que es inocuo", dijo, que puede provocar urticaria, congestión y otros síntomas comunes.

Mamás
Incluso si el chupón cae al piso, en general, las bacterias y los virus en el suelo no causan enfermedades.

Reducir el riesgo de alergia de los niños

El equipo de Abou-Jaoude analizó los niveles totales de anticuerpos IgE, pero los investigadores también pueden evaluar los niveles de IgE de alérgenos específicos, observando qué tan sensible puede ser un niño a ciertas sustancias, como los huevos o los perros.

Lee: 11 consejos para que los niños aprendan a comer bien

Un estudio llevado a cabo en Suecia hizo precisamente eso. Los investigadores no solo encontraron que los bebés tenían menos probabilidades de tener anticuerpos IgE contra alérgenos comunes cuando sus padres lamían sus chupones, sino que también tenían menos probabilidades de desarrollar eczema y asma a la edad de 18 meses.

"Si entendí bien el texto y las cifras, el nuevo estudio encontró niveles más bajos de IgE en niños cuyas madres informaron ensalivar el chupete para limpiarlo, y ese hallazgo respalda nuestros resultados", apuntó el doctor Bill Hesselmar, profesor de pediatría en la Universidad de Gotemburgo que elaboró el estudio sueco.

En ambos casos, dijo Hesselmar, lamer el chupón de un bebé podría haber transferido “microbios que podrían estimular el sistema inmunológico para que desarrolle tolerancia en lugar de alergia”.

Lee: Koala, el gadget inteligente para bebés, llega a México

Con todo, existen formas más prácticas -y quizás más agradables- de prevenir las alergias en los niños. MacGinnitie dijo que la exposición temprana a algunos alimentos, por ejemplo, puede proteger contra las alergias.

Los estudios han demostrado que "los niños expuestos a los cacahuates en el primer año de vida tienen una probabilidad mucho menor de desarrollar una alergia al cacahuate", dijo, y la Academia Estadounidense de Pediatría está de acuerdo. En 2017, el grupo aprobó pautas que recomiendan que los bebés con alto riesgo de alergias comiencen a comer cacahuates desde los cuatro a seis meses de edad.

Los niños que crecen con mascotas también suelen tener un menor riesgo de alergia, añadió MacGinnitie, pero eso podría explicarse por la genética. En otras palabras, los padres libres de alergia que tienen mascotas pueden simplemente dar a luz a niños libres de alergia.

Lee: Cafeína en el embarazo se asocia con sobrepeso infantil en nuevo estudio

"Vivir en una granja también ayuda", bromeó MacGinnitie. Pero agregó que, para la mayoría de los padres, "eso probablemente no sea realista".

No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad