Publicidad
salvemos al planeta.gif
Publicidad

Nuestras Historias

Las peligrosas olas de calor nos están haciendo mucho daño

Este año marcó un verano récord en muchas partes del mundo, con temperaturas mucho más altas de lo que la mayoría de las poblaciones están acostumbradas.

(CNN) - El cambio climático es una realidad y afecta nuestra salud. El calor extremo, en particular, también impacta la productividad, el abasto de alimentos y la transmisión de enfermedades, según un nuevo informe mundial The Lancet Countdown on Health and Climate Change, elaborado por un grupo internacional de investigadores.

El estudio afirma que más personas son vulnerables a la exposición al calor en todo el mundo y la cifra sigue aumentando.

El informe apareció pocos días después de que los reportes del gobierno estadounidense y de la ONU afirmaron que se necesita una mayor acción contra el cambio climático. El documento de Naciones Unidas señaló incluso que en 2017 se emitieron los niveles más altos de carbono a nivel mundial.

Lee: Las 10 empresas con mayor presencia... en los océanos

Las personas de la tercera edad en Europa y en los países del Mediterráneo oriental son las más vulnerables debido a su población anciana y urbana.

La investigación estimó que el 42% de las personas mayores de 65 años en Europa y el 43% en el Mediterráneo oriental ya son vulnerables a la exposición al calor; mientras que el 38% de este grupo es vulnerable en África y el 34% en Asia.

Publicidad

El informe identificó cambios actuales que afectan la salud pública, incluida una menor productividad, menores rendimientos de los cultivos y la propagación de enfermedades como el dengue y el cólera, según investigadores de 27 instituciones mundiales, incluidas universidades y centros de investigación que participaron en la elaboración el estudio.

OPINIÓN: Agricultura, el nuevo aliado contra el cambio climático

Los cambios actuales en las olas de calor y la capacidad laboral "son una alerta temprana del impacto agravado que se espera en la salud pública si las temperaturas continúan aumentando", advirtió Hilary Graham, profesora de ciencias de la salud en la Universidad de York, quien participó en el informe.

En 2017, 157 millones de personas vulnerables estuvieron expuestas a las olas de calor en todo el mundo, y se perdieron 153 mil millones de horas de trabajo debido a la exposición al calor.

Estados Unidos ha registrado olas de calor más frecuentes y de mayor duración y un aumento en las enfermedades transmitidas por vectores, las enfermedades transmitidas por mosquitos, garrapatas y pulgas -como la enfermedad de Lyme y el virus del Nilo Occidental- se triplicaron entre 2004 y 2016, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos.

Lee: La ONU lanza alerta mundial por desastres a partir del 2030

Publicidad

El doctor Nick Watts, director ejecutivo de The Lancet Countdown, enfatizó que esto "no es algo que sucederá en 2050 sino algo que ya estamos viendo hoy".

"Los países de ingresos altos y bajos se ven afectados negativamente", dijo por su parte Elizabeth Robinson, profesora de economía ambiental en la Universidad de Reading, quien también participó en el informe. Solo que se manifiesta de diferentes maneras, agregó.

El informe -el segundo de una serie inaugurada el año pasado- analiza 41 indicadores que evalúan el vínculo entre el cambio climático y la salud en cinco áreas: los impactos del cambio climático, la resiliencia para la salud, las acciones de mitigación, las finanzas y el compromiso público.

Onda Cálida
Los cambios actuales en las olas de calor y la capacidad laboral "son una alerta temprana del impacto agravado que se espera en la salud pública si las temperaturas continúan aumentando".

Lee: El 93% de niños en el mundo respira aire tóxico

Robinson explicó que aunque "hay mucha variabilidad año con año, la tendencia parece ser ascendente", lo que indica que habrá aún más olas de calor en el futuro. Del mismo modo, el número de personas vulnerables "aumenta con el tiempo".

Publicidad

Hay progreso, pero es insuficiente

Según el informe han aparecido algunas tendencias prometedoras, como un aumento en la energía renovable. Los empleos en ese sector crecieron en un 5.7% entre 2016 y 2017. Pero la inversión en energías renovables "todavía está muy lejos de lo que se necesita si queremos cumplir con la meta de 1.5 grados", el compromiso acordado durante el Acuerdo de París para limitar el aumento de la temperatura global promedio a 1.5 grados centígrados, dijo Paul Ekins, profesor de recursos y políticas ambientales en la Universidad College London, quien colaboró en el informe.

Otras tendencias positivas fueron el abandono gradual del carbón y métodos de transporte más limpios y saludables; sin embargo, según el informe, el uso del carbón debe descender hasta ubicarse en una quinta parte de los niveles de uso de 2010 para el año 2040 para cumplir los objetivos.

OPINIÓN: La rebelión climática ya comenzó

Renee Salas, doctora en medicina de emergencia del Hospital General de Massachusetts, autora del capítulo estadounidense del informe The Lancet, dijo que transmite un mensaje de esperanza porque se han emprendido acciones, pero señaló que "el cambio climático está perjudicando la salud de este país ya mismo". Una afirmación sustentada por los datos del cuarto informe de la Evaluación Nacional del Clima publicado por la Casa Blanca el 23 de noviembre.

Este año marcó un verano récord en muchas partes del mundo, con temperaturas mucho más altas de lo que la mayoría de las poblaciones están acostumbradas. Watts destacó un estudio reciente que sugiere que las olas de calor de 2018 en Europa tuvieron el doble de probabilidades de ser resultado del cambio climático. "Asignar culpas para cada evento es difícil, pero está claro que este tipo de eventos son ejemplos de lo que posiblemente ocurra si no reaccionamos rápidamente al cambio climático", dijo.

Publicidad

La investigación identificó que la población global estuvo expuesta en promedio a un aumento de temperatura de 0.8 grados centígrados entre 1986 y 2017. El cambio de la temperatura de la superficie del planeta para este período fue de 0.3 grados centígrados.

Lee: Corona se despide del plástico en sus empaques para six pack

Salas apuntó que "debemos adoptar medidas agresivas para combatir el cambio climático hoy, de suerte que para fines de siglo, habremos salvado miles de vidas cada año, junto con cientos de miles de millones de dólares en costos para la salud pública".

Propagación de enfermedades y muertes

Según el informe, los pequeños cambios en la temperatura y las precipitaciones también contribuirán a la propagación de enfermedades infecciosas.

Por ejemplo, la capacidad de propagación del virus del dengue ha aumentado en un 7.8% desde la década de 1950.

Publicidad
Calor
Este año marcó un verano récord en muchas partes del mundo, con temperaturas mucho más altas de lo que la mayoría de las poblaciones están acostumbradas.

Lee: Las emisiones contaminantes alcanzarán "niveles récord" en 2018

La capacidad estacional para el mosquito Aedes, la principal especie transmisora del zika, el dengue y el chikungunya, y su capacidad de propagación se han prolongado y fortalecido, advirtió el informe.

También sostiene que 2016 fue el año con la mayor transmisión del dengue y se prevé que la propagación aumente en línea con las emisiones de gases de efecto invernadero.

Kristie Ebi, profesora de salud mundial en la Universidad de Washington que también participó en el informe, comentó que la propagación geográfica del mosquito que puede portar el dengue, el zika y el chikunguya ha aumentado "dramáticamente gracias a las temperaturas más altas".

Lee: Científicos concluyen cuál ha sido el peor año de la humanidad

Publicidad

Los niveles mundiales del cólera también son preocupantes. Se ha observado una tendencia cada vez mayor de idoneidad creciente para vibrio, la bacteria que puede causar el cólera y algunas otras enfermedades, en todo el mundo. Entre 1980 y 2010, Estados Unidos experimentó un aumento del 27% en las áreas costeras que son adecuadas o idóneas para las infecciones por vibrio.

"No podemos ignorar estos desafíos que estamos viendo", dijo Gina McCarthy, directora del Centro para el Clima, la Salud y el Medio Ambiente Mundial en la Escuela T.H. Chan de Salud Pública de Harvard, que no participó en el informe. Citó los incendios forestales de California y el aumento de las enfermedades transmitidas por vectores.

Muertes por contaminación

Según los investigadores, una "falta de progreso" en la reducción de emisiones continúa poniendo en peligro las vidas y los sistemas públicos de salud.

OPINIÓN: El Acuerdo de París no nos salvará del cambio climático

Europa fue la región que reportó la mayor cifra de muertes prematuras por contaminación atmosférica en forma de partículas PM2.5 (partículas en suspensión de menos de 2.5 micras) en 2015, seguida por el Pacífico Occidental y el Sudeste Asiático, refirió el informe.

Publicidad

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, la materia particulada puede penetrar en las vías respiratorias y causar problemas como enfermedades cardiovasculares, afecciones respiratorias y cáncer, lo que lleva a una muerte prematura.

Paul Ekins, docente de políticas ambientales en la Universidad College London que participó en el informe, enfatizó que "deberíamos desechar cualquier noción que podamos tener de que, de alguna manera, en Europa estamos mejor que en otras regiones".

Lee: El cambio climático afecta a estos sitios Patrimonio de la Humanidad

Menor productividad

Según el informe, el calor extremo derivado del cambio climático le costó al mundo 153 mil millones de horas de trabajo el año pasado.

Advertencia
Según los investigadores, una "falta de progreso" en la reducción de emisiones continúa poniendo en peligro las vidas y los sistemas públicos de salud.
Publicidad

Solo en China, en 2017 se perdieron 21 mil millones de horas de trabajo por causa del calor extremo, equivalente al 1.4% de la población activa del país. Por ello Robinson dijo que el aumento de las temperaturas tiene "un impacto directo en el trabajo".

La mayoría de las horas de trabajo perdidas ocurrieron en regiones más vulnerables como la India, el sureste de Asia, el África subsahariana y Sudamérica.

Lee: Salvar a las tortugas marinas va más allá de evitar el uso de popotes

Tras décadas de mejoras globales en la seguridad alimentaria, el informe reveló que los rendimientos de los cultivos están disminuyendo en 30 países, incluidos Cuba, Emiratos Árabes Unidos y Luxemburgo.

En algunos países, la diferencia entre el rendimiento real alcanzado y el rendimiento máximo de los cultivos demuestra que los impactos negativos del cambio climático anulan las mejoras tecnológicas, apuntó un estudio de 2011 publicado en la revista científica Nature.

¿Somos capaces de afrontar la situación?

Publicidad

Watts advirtió que el informe muestra que más de la mitad (51%) de las 478 ciudades globales encuestadas afirmó que su infraestructura de salud pública se verá seriamente comprometida por el cambio climático, que los servicios se verán sobrepasados por las nuevas amenazas para la salud o por fenómenos meteorológicos extremos que amenazan directamente los servicios de salud.

Lee: Los barcos afectan el canto de las ballenas

Esto significa "falla sistémica", dijo Watts, como el cierre de un hospital.

El gasto mundial en la adaptación sanitaria al cambio climático es de apenas 4.8%, demasiado poco para ajustarse al Acuerdo de París, dijeron los investigadores.

Según el informe, Europa y el sudeste asiático son los que más gastan, mientras los países de bajos ingresos aportan fondos demasiado exiguos para satisfacer sus necesidades.

Lee: Los barcos afectan el canto de las ballenas

Publicidad

El informe urge a avanzar más rápido, dijo Ekins.

Él cree que los hallazgos representan un "panorama peor, porque no nos estábamos moviendo lo suficientemente rápido para los 2 grados", como se acordó en la Conferencia Climática de Copenhague de 2009, "y definitivamente no nos estamos moviendo lo suficientemente rápido para los 1.5 grados”.

Watts señaló que el informe The Lancet Countdown no puede decir hacia dónde se dirige el mundo, pero "cualquiera que sea la ruta que sigamos, reconfigurará el perfil sanitario de los países para el próximo siglo".

¿Sabes cómo usar tu tiempo libre?
Recibe un correo semanal con lo que es tendencia en el entretenimiento y la cultura pop.

has quedado suscrito al newsletter

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad