Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Así es la estrategia de los demócratas para interrogar al ex fiscal Mueller

Los legisladores de la oposición planean centrarse en cinco aspectos del informe sobre la intromisión rusa donde Donald Trump presuntamente obstruyó la justicia.
lun 22 julio 2019 05:04 AM
Robert Mueller, ex fiscal especial sobre la intromisión rusa en las elecciones de Estados Unidos en 2016
El ex fiscal especial sepresentó en varias ocasiones ante el Congreso a lo largo de su carrera judicial, por lo que demócratas y republicanos han tenido oportunidad de estudiarlo y planear su estrategia.

(CNN)- Según colaboradores demócratas de las comisiones de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, los demócratas están preparando intensamente una línea aguda para interrogar a Robert Mueller con la esperanza de que su testimonio sirva para cambiar la percepción de la opinión pública sobre las presuntas actividades criminales de Donald Trump que se detallaron en el informe del fiscal especial.

De acuerdo con los colaboradores, parte de la estrategia de los demócratas consiste en centrarse en cinco aspectos del informe de Mueller que creen que indican claramente que Trump obstruyó la justicia, incluidos sus intentos por despedir al fiscal especial y por manipular a testigos como su exdirector de campaña, Paul Manafort.

Publicidad

Los demócratas también pretenden presionar a Mueller para que responda preguntas sobre los contactos con Rusia y WikiLeaks de los que se habla en el informe, con la esperanza de que su testimonio sirva para combatir la constante afirmación de Trump de que "no hubo colusión".

El trabajo intenso en preparación a la comparecencia de Mueller pone de relieve que se espera que su testimonio sea la audiencia legislativa más esperada en décadas y que podría transformar la narrativa pública y cambiar el curso de la cámara en relación con el juicio de destitución.

Recomendamos: Assange transformó su refugio en un centro para interferir las elecciones de EU

Tras bambalinas, tanto los demócratas como los republicanos intensifican los preparativos. Según dijeron a CNN cuatro fuentes que conocen del tema, los demócratas de la Comisión de Inteligencia y los republicanos de la Comisión Judicial han celebrado simulacros de audiencias con colaboradores de alto rango haciendo el papel de Mueller para agudizar sus preguntas previo a las audiencias que se celebrarían consecutivamente el miércoles 24 de julio en sendas comisiones.

Los legisladores volverán a leer el informe de Mueller y analizarán sus comparecencias previas, mientras que el personal de las comisiones ordena las preguntas que harán los legisladores de forma que tengan sentido para los millones de televidentes que seguramente no habrán leído el informe de 448 páginas de Mueller. La Comisión Judicial, que celebrará la primera audiencia de la semana próxima, se centrará en el volumen dos del informe de Mueller sobre la obstrucción, mientras que la Comisión de Inteligencia hará preguntas sobre la interferencia de Rusia en las elecciones que se detalla en el volumen uno del informe.

 

Los demócratas saben que su tiempo con Mueller es limitado y que se enfrentan a varios desafíos, especialmente si las líneas del interrogatorio fracasan o si Mueller no brinda un testimonio convincente.

Investigación descarta pruebas contra Trump por colusión con Rusia en elecciones

"No creo que el Sr. Mueller, con base en todo lo que sé sobre él, que nadie debería esperar algo muy diferente a lo que contiene el informe", dijo David Cicilline, diputado demócrata por Rhode Island y miembro de la Comisión Judicial. "Creo que el contenido del informe es tan significativo y tan revelador que cuando el Sr. Mueller le dé vida y le cuente al pueblo estadounidense… tendrá gran efecto".

Las comisiones reconocen que Mueller es un testigo renuente y que ha declarado que no pretende responder preguntas que no tengan que ver con el contenido de su informe . Los colaboradores de las comisiones dijeron que tienen planeado respetar los deseos de Mueller, pero agregaron que el Congreso no está sujeto a esos límites. Los colaboradores creen que las preguntas irán más allá de lo escrito en el informe, sobre cosas como si ciertos episodios detallados habrían sido delitos si no estuviera involucrado el presidente. Cabe señalar que Mueller dijo que su oficina se apegó a la opinión jurídica del Departamento de Justicia de que no se puede imputar un delito a un presidente en funciones .

Los demócratas de ambas comisiones están preparando un guion minucioso para dividir las preguntas entre sus miembros con la intención de presentar una narrativa coherente que arroje luz sobre los detalles; sin embargo, reina el nerviosismo entre los demócratas porque temen que sus colegas se salgan de lo acordado.

 

"El riesgo es que no aprovechen al máximo su tiempo y no sean capaces de hacer la mayor cantidad posible de preguntas", dijo Raja Krishnamoorthi, diputado demócrata por Illinois y miembro de la Comisión de Inteligencia. "Espero que no devenga en un montón de discursos. Ese sería un problema".

Los miembros de las comisiones dicen que están trabajando con los órganos para refinar sus preguntas, aunque varios señalaron que a final de cuentas, ellos tendrán control del tiempo limitado que tendrán con Mueller.

Recomendamos: Los demócratas recurren a Robert Mueller ante unas audiencias muy taquilleras

Steve Cohen, diputado demócrata por Tennessee, dijo que estaba trabajando con la comisión, pero que tenía sus propias preguntas. "Habrá una o dos preguntas que serán de Steve Cohen, no del equipo", dijo.

Episodios de presunta obstrucción

Colaboradores demócratas de la Comisión Judicial dijeron que el plan es usar el testimonio para relacionar los hechos establecidos en el volumen dos del informe de Mueller y destacar al menos cinco episodios que, en su opinión, podrían configurar el delito de obstrucción a la justicia:

  • Que Trump le ordenara a Don McGahn, abogado de la Casa Blanca, que despidiera al fiscal especial.
  • Que Trump le ordenara a McGahn que negara públicamente que le hubiera dicho que despidiera a Mueller.
  • Que Trump le ordenara a Corey Lewandowski, exdirector de campaña, que le dijera al secretario de Justicia, Jeff Sessions, que limitara la investigación de forma que excluyera a Trump y que solamente se centrara en campañas futuras.
  • Que Trump le ordenara posteriormente a Lewandowski que le dijera a Sessions que lo despediría si no se reunía con Lewandowski.
  • Que Trump presuntamente manipuló a testigos (Paul Manafort, Michael Cohen y otros) y que los exhortó a que no cooperaran, les prometió indultos y felicitó a Manafort por no ponerse en su contra.
 

Por otro lado, los colaboradores de la Comisión de Inteligencia de la cámara baja señalaron que su plan es centrarse en los contactos con los rusos y con WikiLeaks, según se detalla en el volumen uno del informe. Esto incluye que Trump sabía de la filtración de correos electrónicos de WikiLeaks desde antes y que promovió los correos electrónicos robados más de cien veces.

Su tarea se complica porque la sección sobre la interferencia de Rusia en las elecciones es más compleja y parte del material está suprimido, razón por la cual el panel buscaba una sesión a puerta cerrada con los representantes de Mueller para hablar de la información reservada.

"Son varias las actitudes que han endurecido el tema de Trump, Rusia y la obstrucción a la justicia, pero si hay alguien que pueda arrojar luz sobre este asunto, es el hombre que llevó a cabo la investigación y que probablemente tenga una credibilidad única entre el público", dijo Adam Schiff, presidente de la Comisión de Inteligencia de la cámara baja.

El demócrata por California agregó que "hasta ahora, solo han tenido acceso al informe de Mueller filtrado a través de personas como [el secretario de Justicia] Bill Barr, quien dijo cosas erróneas sobre él. Así, será de vital importancia para el público oír de voz de Mueller cómo fue que los rusos interfirieron sistemáticamente en nuestras elecciones, que la campaña de Trump lo recibió de buen grado, lo usó y luego mintió para encubrirlo. Todo eso es muy poderoso".

Trump ha afirmado que el informe de Mueller lo reivindica y con frecuencia dice y tuitea que "no hubo colusión ni obstrucción".

En el informe de Mueller no se determina si hubo una conspiración criminal entre el equipo de campaña de Trump y el gobierno ruso, pero el fiscal especial dijo que no podía exonerar a Trump en el tema de la obstrucción a la justicia. Sin embargo, Trump y sus aliados han apuntado a la decisión de Barr de no imputarle la obstrucción.

Los republicanos llevan a cabo sus propios preparativos

Los republicanos también se están preparando minuciosamente para la audiencia de Mueller, así que el fiscal especial tendrá más críticos buscando la oportunidad de presionar a Mueller respecto a sus argumentos de que los miembros de su equipo intercambiaron mensajes de texto anti-Trump y que usaron una orden de vigilancia para un asesor de Trump.

"Creo que hay muchas preguntas sobre el equipo", dijo Mike Conaway, diputado republicano por Texas que encabezó la investigación sobre Rusia de la Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes, refiriéndose al equipo del fiscal especial.

Doug Collins, diputado republicano por Georgia y el republicano de mayor rango en la Comisión Judicial, dijo que sus miembros están listos para abordar los temas que quieren abarcar, pero afirmó que los demócratas eran los que estaban bajo presión de cumplir con lo prometido.

"A estas alturas, creo que las expectativas caen totalmente sobre los demócratas", dijo Collins. "La expectativa es que los demócratas encuentren algo nuevo en un informe muy leído y que, una vez más, a final de cuentas, el Sr. Mueller ya hizo todo lo que iba a hacer".

Sin embargo, los republicanos quieren asegurarse de que estarán listos. Matt Gaetz, diputado republicano por Florida y miembro de la Comisión Judicial, dijo que ha estudiado horas de testimonios previos de Mueller ante el Congreso para prepararse para la audiencia.

"Mueller es el LeBron James del usar 300 palabras para decir absolutamente nada", dijo Gaetz.

Devin Nunes, el republicano de mayor rango en la Comisión de Inteligencia, no ha hecho comentarios sobre el informe de Mueller para CNN ni para otros medios. Sin embargo, esta semana le dijo a Sean Hannity, de Fox News, que trataría de impedir que Mueller tratara de "adornar".

Lee: El desdén de Trump al legislativo alerta a los demócratas... y republicanos

"Cuando se trate de que los republicanos hagan preguntas, creo que lo que tenemos que hacer es apegarnos a los hechos del caso y no darle tiempo a Mueller de sermonear ni de adornar todo el tiempo ni de adornar las cosas que quiera adornar", dijo Nunes. "Esta investigación no se trató de la colusión. No se trató de la obstrucción a la justicia. Se trató de poner trampas de obstrucción a la justicia durante la mayor parte de dos años con la esperanza de que el presidente cayera en ellas".

Un testigo renuente

Desde hace semanas, los miembros de la Comisión de Justicia de la cámara baja han estado enzarzados en tensas discusiones sobre si deberían iniciar una investigación para un juicio de destitución; los miembros de menor rango de la comisión se enfurecieron porque, en un principio, se los había excluido del interrogatorio porque se había acordado que la comparecencia de Mueller estuviera limitada en tiempo. Sin embargo, Jerry Nadler, demócrata por Nueva York y presidente de la Comisión Judicial, ayudó a resolver ese problema: postergó la audiencia con el fin de que Mueller pudiera declarar una hora más para que todos los miembros pudieran hacer preguntas, aunque los colaboradores de la comisión no especificaron si todos tendrían su oportunidad. Los demócratas de la Comisión Judicial se reunieron la noche del miércoles, 17 de julio, en casa de Mary Gay Scanlon, diputada demócrata por Pennsylvania, para hablar informalmente sobre la semana trascendental que les espera.

Tanto los colaboradores de las comisiones como los legisladores dijeron que estudiar los testimonios previos de Mueller era una de las formas en las que se están preparando para la audiencia de la semana próxima. Han ensayado las preguntas posibles con el personal de las comisiones y entre sí; afinaron sus preguntas en audiencias simuladas en las que Daniel Goldman, director de investigaciones de la Comisión de Inteligencia, y Carlton Davis, asesor de vigilancia de la minoría de la Comisión Judicial, hicieron el papel de Mueller.

Es probable que estas sesiones se prolonguen toda la semana y hasta el día de la audiencia.

"He participado en cien audiencias y nunca nos habíamos preparado como nos hemos preparado para esta", dijo uno de los colaboradores de la Comisión Judicial.

La larga carrera burocrática de Mueller le ha dado a ambas comisiones mucho material de estudio sobre sus comparecencias previas ante el Congreso. De acuerdo con los colaboradores, lo importante es que no esperan que Mueller ceda voluntariamente la información, particularmente porque no quiere declarar ante el Congreso.

Lee: ¿La campaña de Trump fue espiada? Eso dice el fiscal general de Estados Unidos

Sin embargo, los demócratas dicen que aunque Mueller nada más lea el informe para el público, es probable que haga una gran diferencia porque la mayoría del público no lo ha leído y creen que Barr y Trump han interpretado erróneamente sus hallazgos, con lo que han influido en la percepción del público.

Quienes están a favor de una investigación para un juicio de destitución indican que el comunicado que Mueller emitió en junio tuvo el efecto de convencer a docenas de demócratas de unirse a sus esfuerzos y esperan que esto se intensifique una vez que comparezca, la próxima semana.

Ted Deutch, diputado demócrata por Florida, dijo que la estrategia de los demócratas para la audiencia de Mueller debería ser simple: "Deberíamos dejarlo que hable por él mismo".

Este artículo se actualizó.

Publicidad
Publicidad