Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

¿Por qué México debe estar atento a la elección del Congreso en Estados Unidos?

Algunos de los temas más relevantes de la agenda bilateral, como la migración, el control de armas, la energía y el comercio, tendrán que pasar por el poder legislativo de Estados Unidos.
mié 28 octubre 2020 06:29 AM
Una líder
La congresista Nancy Pelosi se ha convertido en un dolor de cabeza para Donald Trump desde la Cámara de Representantes.

El mundo está atento a la carrera entre el republicano Donald Trump y el demócrata Joe Biden para conocer quién será el presidente de Estados Unidos durante los próximos cuatro años. En paralelo, con menos atención, se vive la carrera por el control del Congreso estadounidense, algo que puede cambiar por completo el juego político.

La conformación del congreso estadounidense será clave para que el próximo presidente pueda cumplir sus promesas de gobierno, además de que tiene una incidencia directa en la agenda bilateral entre Estados Unidos y México, pues temas como seguridad fronteriza, migración y política energética pasan por el poder legislativo.

Publicidad

El 3 de noviembre, los estadounidenses decidirán la nueva composición de toda la Cámara de Representantes, que cuenta con 435 miembros, y de un tercio del Senado, es decir, 35 de los 100 asientos.

Una elección disputada

Actualmente, el control de las cámaras está dividido. Los demócratas, liderados por la congresista Nancy Pelosi, tienen la mayoría de la Cámara de Representantes. El Senado tiene una mayoría republicana, bajo la tutela de Mitch McConnell. Tras las elecciones de el 3 de noviembre el panorama puede cambiar.

De acuerdo con las predicciones del portal FiveThirtyEight, los demócratas tienen un 96% de posibilidades de retener la Cámara de Representantes, e incluso, aumentar su mayoría. Actualmente, ocupan 233 de los 435 asientos de la cámara baja.

La verdadera pelea, sin embargo, viene por el control del Senado.

"La gran incertidumbre es saber que es lo que va a pasar con el Senado, yo creo que es el elemento más crítico de esta elección (...). Lo más importante va a ser el Senado", dijo Felix Boni, director de análisis económico de HR Ratings durante un webinar este martes.

Los demócratas tienen un 73% de posibilidades de controlar el Senado, según las proyecciones de FiveThirtyEight. Además, este control será endeble, pues solo será una mayoría simple de 51 senadores, frente a los 49 que se espera tengan los republicanos.

Publicidad

Actualmente, el partido del presidente Trump cuenta con 53 senadores, aunque en varias ocasiones dos senadores han votado con los demócratas.

¿Biden o Trump? Más de 50 millones de estadounidenses ya votaron anticipadamente

"De los 35 puestos en disputa, 23 son republicanos y 12 son demócratas. Por lo tanto, hay más republicanos que son vulnerables en un año que podríamos decir que es favorable al Partido Demócrata, por lo tanto hay temor de parte de los republicanos", explicó Boni.

Senadores como Ted Cruz y Lindsey Graham, ambos cercanos al proyecto del presidente Donald Trump, ya han manifestado su temor de una derrota para su partido. Cruz incluso afirmó que el día de la elección podría producirse un "baño de sangre" para los republicanos.

"Algunos líderes históricos del Partido Republicano, que se han reelegido varias veces, están en posición complicada", dijo el abogado Luis Pérez de Acha en entrevista con Expansión. Y es que incluso McConnell, uno de los legisladores más experimentados, estuvo en riesgo de perder su reelección en algún momento de la campaña.

Seguridad, migración y energía: los temas clave para México

Todos estos cambios pueden ser claves para los próximos dos años de la relación bilateral entre Estados Unidos y México, pues varios temas clave para al agenda mutua serán discutidos en la Cámara de Representantes y el Senado.

"Temas de seguridad, temas de narcotráfico y de la legalización de la marihuana... Se abre una agenda muy poderosa en la relación bilateral, e incluso trilateral. La agenda migratoria va a ser ser central, ya lo dijo Kamala Harris, se abre un abanico muy amplio", señaló Pérez de Acha.

Publicidad

Dentro de este tema, el control de armas y su tráfico ilegal hacia México deberán estar el centro de la discusión sobre la cooperación en seguridad en ambos países.

"El tema de la seguridad tiene impacto a nivel continental. Algo que nos deben los legisladores estadounidenses es el control en la venta y tráfico de armas", señaló Iliana Rodríguez, profesora investigadora del Tec de Monterrey, quien recordó que una de las promesas de Biden ha sido implementar controles más estrictos para la compra y posesión de armas de fuego.

Rodríguez aseguró que los temas de seguridad tienen un impacto continental, por lo que el gobierno estadounidense tendrá que adoptar una posición más fuerte al respecto.

Los especialistas señalan que otro aspecto que se moverá en el congreso en los próximos dos años y que tendrá impacto en la relación bilateral México-Estados Unidos será la política energética.

"En la agenda medioambiental habría un señalamiento importante al tema de energías renovables, sin lugar a dudas, a contrapelo de la política marcada por estos dos años de gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador", señaló Pérez de Acha.

El gobierno de México ha centrado su política energética en un fortalecimiento de Pemex, la petrolera estatal, en decremento de la participación de actores privados. Además, ha desestimado el uso de energías renovables, como la eólica y la solar.

"No sé si los demócratas estarían muy felices con la política del gobierno actual en México, de enfatizar tanto en el petróleo de Pemex, y todos sabemos la controversia entre la Comisión Federal de Electricidad y las empresas privadas que quieren venderle energía", señaló Boni.

Los primeros choques en la materia ya han comenzado. La semana pasada, 43 legisladores estadounidenses enviaron una carta al presidente Trump, en la que pidieron que se busque una solución a los esfuerzos del gobierno de México por limitar la participación privada en el sector energético. Indicaron que esto viola el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

"Informes recientes indican que el gobierno mexicano está otorgando un tratamiento regulatorio preferente a petróleos Mexicanos (Pemex) y está postergando o cancelando totalmente los permisos para empresas estadounidenses", dice la misiva. "Le instamos a encontrar una resolución con el gobierno de México".

El presidente mexicano respondió dos días después, y aseguró que el T-MEC deja claro la independencia de México, pues establece que el país es soberano para decidir en cuánto política energética.

"En el capítulo de energía solo quedó establecido en dos párrafos el derecho absoluto, soberano de México para decidir en materia de política energética, de conformidad con la letra y, sobre todo, el espíritu del artículo 27 constitucional", dijo el gobernante mexicano en una visita a la Central Termoeléctrica José López Portillo en Coahuila.

Estados Unidos es uno de los principales compradores de petróleo mexicano, por lo que cambios en las dinámicas podrían también afectar a la economía mexicana.

"Los demócratas son muy insistentes, sobre todo del lado más izquierdista del Partido Demócrata, en contra del petróleo, en contra del gas natural. Incluso hay controversia sobre si Joe Biden apoya o no el fracking. Si prohiben el fracking, posiblemente podría reducir la oferta de gas y petróleo, que podría aumentar su precio en el petróleo, algo qe podría favorecer a México", indicó el director de análisis económico de HR Ratings.

¿4 años más? Los ataques verbales de Trump a México

Con la aprobación del T-MEC, que enfrentó varias críticas de los congresistas demócratas por su contenido sobre derechos laborales y de medio ambiente, el tema comercial estará saldado durante el futuro próximo, señaló Pérez de Acha.

El T-MEC brinda el comercio entre México y Estados Unidos ya cuenta con un marco legal, lo que protege a México ante nuevas amenazas de aranceles.

"No esperaríamos nuevas amenazas de incremento de aranceles de manera progresiva si se actúa de tal o cual manera, creo que esa es una amenaza que no es propia de un país que dice respetar las leyes como Estados Unidos", dijo la profesora del Tec.

Un contrapeso al poder presidencial

El principal papel del Congreso de Estados Unidos es actuar como un contrapeso del poder presidencial, así como dar una representación a todas las voces para llegar a consensos que beneficien al país, de acuerdo con los analistas.

"No importando quien llegue, Biden o Trump, la configuración del congreso va a limitar el poder del ejecutivo, y eso va a ser muy revelador", dijo Rodríguez.

En caso de confirmarse las tendencias, es probable que Joe Biden cuente con ambas cámaras para gobernar, un escenario parecido al que vivió Donald Trump al principio de su mandato. Esto, aunque podría ayudar a recuperar la gobernabilidad de Estados Unidos.

"El sistema de pesos y contrapesos, check and balance como le llaman en Estados Unidos, es muy relevante. Tener 'carro completo' puede favorecer una inclinación para seguir agenda sin contrapesos entre el legislativo y el ejecutivo, pero por otro lado puede llegar a equilibrar y ser una oportunidad para retomar la gobernabilidad en el país", dijo Pérez de Acha.

Para Biden, será clave contar con una mayoría fuerte en el Senado, pues esto le permitiría aprobar varias de las inciativas de ley más importantes de su gobierno durante los primeros dos años de su gobierno, recordó Rodríguez.

En caso de una victoria de Trump en la presidencial, pero con un congreso demócrata, el camino se iría cuesta arriba para el mandatario durante su segundo periodo en el cargo. Los últimos dos años, con una Cámara de Representantes en contra, ya le han dado muestra de ello.

"Nancy Pelosi ha hecho un muy buen papel con los demócratas en el congreso, muy visible, no había una sola semana en que no se nombraran las acciones de Nancy Pelosi al frente de los demócratas y creo que eso pudo haber incidido en los votantes para que pueda haber una posición importante para los demócratas en la Cámara de Representantes", dijo la profesora-investigadora del Tec de Monterrey.

La relación entre el presidente y la presidenta de la Cámara de Representantes ha sido nula. "Ahí la relación institucional está rota", recordó Pérez de Acha.

Además, con el control del Senado, los demócratas pueden sacar a flote varios temas contra el presidente que se quedaron atorados gracias a la mayoría republicana en el Senado, como las investigaciones sobre la intervención rusa en las elecciones de 2016.

"Nancy Pelosi ya he dejado ver la aplicación del artículo 25 de la constitución estadounidense (que habla sobre los motivos para sustituir a un presidente) por demencia del presidente. Ya están anunciando por donde piensan moverse en caso de salir fortalecidos de las elecciones", concluyó.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad