Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Estos son los hitos que marcan los casi 20 años de Estados Unidos en Afganistán

El presidente Joe Biden anunció el retiro de las tropas estadounidenses de territorio afgano y así dar fin a la intervención militar más larga de la historia de su país.
jue 15 abril 2021 01:01 PM
El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, anunció el retiro de las tropas estadounidenses de Afganistán para más tardar el 11 de septiembre, cerca de 20 años después del inicio de la intervención militar de Estados Unidos en este país de Asia central. Se trata del conflicto armado más largo en el que Estados Unidos ha intervenido. La invasión comenzó el 7 de octubre de 2001 como respuesta a los atentados del 11 de septiembre de 2001.
El conflicto en Afganistán, que cumplirá 20 años el próximo 7 de octubre, es la intervención militar estadounidense más larga de la historia. Se le ha apodado la "guerra eterna".

El presidente Joe Biden anunció el miércoles que es momento de "terminar la guerra más larga de Estados Unidos" y proceder a la retirada incondicional de tropas de Afganistán, donde pasaron dos décadas en una sangrienta batalla contra los talibanes, bajo muchos prismas infructuosa.

Apodada como la "guerra eterna", la ofensiva del ejército estadounidense en el país comenzó como respuesta a los atentados del 11 de septiembre de 2001. Estados Unidos invadió tras la negativa de los talibanes en el poder a entregar al fundador de Al Qaeda, Osama Bin Laden.

Publicidad

Ahora, 20 años después —y con casi 2,400 soldados estadounidenses fallecidos y decenas de miles afganos muertos—, Biden marcó el próximo 11 de septiembre como plazo para que los últimos militares estadounidenses dejen el país, en una salida paulatina que comenzará el 1 de mayo.

Los países de la OTAN por su parte anunciaron que iniciarán su retirada el 1 de mayo e indicaron que esta operación debería completarse en "unos pocos meses".

Estos son algunos de los hitos de esta guerra.

1. La "guerra contra el terrorismo"

El presidente de Estados Unidos George W. Bush lanzó la operación "Libertad Duradera" el 7 de octubre de 2001, tras los ataques del 11 de septiembre que mataron a cerca de 3,000 personas en suelo estadounidense.

El entonces régimen islamista talibán en el poder en Kabul daba refugio al yemenita Osama bin Laden y a su red Al Qaeda, los responsables del ataque. Washington exigía a los talibanes la entrega de Bin Laden, a lo que el movimiento islamista se negó.

En pocas semanas, la coalición internacional liderada por Bush derrotó y sacó del poder a los talibanes, que habían ocupado Kabul tras largos años de guerra civil, en 1996.

Además de los ataques aéreos, Washington dio apoyo a la Alianza del Norte, una serie de tribus que peleaban contra los talibanes. Al 1 de noviembre, Estados Unidos ya tenía desplegados 1,000 soldados en territorio afgano, que pasarían a ser 10,000 al año siguiente.

Publicidad

2. Un conflicto olvidado

La atención de Estados Unidos se desvió de Afganistán con la siguiente aventura militar, la invasión de Irak en 2003 para derrocar al dictador Sadam Hussein, acusado de tener armas de destrucción masiva. Este señalamiento fue desmentido años más tarde.

Biden retirará todas las tropas de EU de Afganistán antes del 11 de septiembre

Los talibanes y otros grupos islamistas se reagruparon en el sur y el este de Afganistán, desde donde podían viajar a las zonas tribales de Pakistán, y empezaron un movimiento de insurgencia.

La jefatura militar estadounidense pidió en 2008 más refuerzos. El presidente Bush aprobó el despliegue de 48,500 soldados adicionales.

3. Un pico de 100,000 tropas

En 2009, Barack Obama —elegido presidente con la promesa de que acabaría con las guerras en Irak y Afganistán— aumentó el despliegue de tropas a 68,000. En diciembre vuelve a mandar 30,000 más.

El objetivo era sofocar la insurgencia talibán y fortalecer las instituciones afganas.

En 2010 más de 150,000 soldados extranjeros estaban en suelo afgano, de los cuales 100,000 eran estadounidenses.

4. La muerte de Bin Laden

Bin Laden murió el 2 de mayo de 2011 en una operación de las fuerzas especiales estadounidenses en Pakistán.

5. El fin de operaciones de la OTAN

La OTAN anunció el 31 de diciembre de 2014 el fin de su misión de combate en Afganistán.

Pero de acuerdo a pactos firmados meses antes, 12,500 soldados extranjeros —9,800 estadounidenses— se quedaron en Afganistán para entrenar a las tropas afganas y llevar a cabo operaciones puntuales antiterroristas.

Publicidad

La seguridad en Afganistán volvió a empeorar con la nueva expansión de la insurgencia taliban, y la aparición del grupo yihadista Estado Islámico (EI) a principios de 2015.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, anunció el retiro de las tropas estadounidenses de Afganistán para más tardar el 11 de septiembre, cerca de 20 años después del inicio de la intervención militar de Estados Unidos en este país de Asia central. Se trata del conflicto armado más largo en el que Estados Unidos ha intervenido. La invasión comenzó el 7 de octubre de 2001 como respuesta a los atentados del 11 de septiembre de 2001.
Decenas de miles de civiles afganos, soldados insurgentes y talibanes han muerto durante los casi 20 años de conflicto.

Obama reduce el ritmo de retirada de tropas en julio de 2016 y anuncia que 8,400 seguirán en Afganistán hasta 2017.

6. Una megabomba contra el Estado Islámico

En abril de 2017 Estados Unidos lanza la mayor bomba convencional jamás utilizada en combate contra una red de túneles y cuevas del EI en el este de Afganistán. Según responsables afganos, mató 96 yihadistas.

7. Refuerzos de Estados Unidos

El nuevo presidente estadounidense, Donald Trump, canceló en agosto de 2017 el calendario de retirada de tropas y vuelve a mandar miles de soldados.

A mediados de noviembre de 2017, unos 3,000 soldados llegaron para reforzar la tropa de 11,000 militares ya presentes.

Los ataques contra fuerzas afganas se multiplican, Estados Unidos replica con un gran aumento de ataques aéreos.

8. Negociaciones con los talibanes

Washington y los talibanes iniciaron discretamente a mediados de 2018 conversaciones en Doha. El equipo estadounidense estaba liderado por el enviado especial Zalmay Khalilzad, cuya misión era acabar con la presencia militar en Afganistán.

Estados Unidos exigió a los talibanes que impidan que Afganistán se conviertiera en una base para grupos yihadistas como Al Qaeda.

Las negociaciones se reanudaron el 7 de diciembre de 2018 en Doha. Un nuevo ataque, cerca de la base aérea de Bagram, en las afueras de Kabul, volvió a provocar su suspensión.

9. Un acuerdo histórico

Los talibanes y Estados Unidos firmaron el 29 de febrero de 2020 un histórico acuerdo en Doha para la retirada de las tropas estadounidenses con un calendario de 14 meses y una serie de compromisos mutuos.

El 12 de septiembre de 2020 se abrieron las primeras negociaciones de paz directas entre los insurgentes y Kabul, aunque la violencia continúa y se multiplican los atentados contra periodistas, jueces, médicos y miembros de la sociedad civil

10. Retirada de tropas

El 15 de enero de 2021 el Pentágono anunció que el ejército estadounidense reducía sus efectivos en Afganistán a 2,500 soldados.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, anunció el retiro de las tropas estadounidenses de Afganistán para más tardar el 11 de septiembre, cerca de 20 años después del inicio de la intervención militar de Estados Unidos en este país de Asia central. Se trata del conflicto armado más largo en el que Estados Unidos ha intervenido. La invasión comenzó el 7 de octubre de 2001 como respuesta a los atentados del 11 de septiembre de 2001.
Desde el inicio de la intervención, 2,400 soldados estadounidenses han muerto en Afganistán.

El 13 de abril, el nuevo presidente Joe Biden decidió que las tropas estadounidenses permanecerán en Afganistán más allá del 1 de mayo, la fecha en la que debían abandonar ese país según las disposiciones de Trump. En todo caso, la retirada será completa y "sin condiciones" antes del 11 de septiembre, advirtió Biden.

Un día después del anunció formal, el jefe de la diplomacia estadounidense, Antony Blinken, hizo el jueves una visita sorpresa a Afganistán para presentar el plan de la administración Biden.

Blinken se reunió con el presidente afgano, Ashraf Ghani, y con altos cargos militares estadounidenses en Afganistán, en una visita que no formaba parte de su agenda oficial.

"Quiero demostrar con mi visita que sigue vigente el compromiso de Estados Unidos con la República Islámica y el pueblo de Afganistán", aseguró el secretario de Estado estadounidense tras su reunión con el presidente afgano.

"La alianza esta cambiando, pero la alianza se mantiene", añadió.

Con información de AFP

Publicidad
Publicidad