Publicidad
Publicidad

OPINIÓN: Michael Cohen lanzó un proyectil directo a la espalda de Trump

Normalmente un acusado en un proceso penal habría dado toda la información al gobierno antes de presentar su declaración de culpabilidad o de inocencia, comenta Harry Litman.

Nota del editor: Harry Litman fue fiscal federal de Estados Unidos para el Distrito Oeste de Pensilvania y subsecretario asistente de Justicia. Da clases de Derecho Constitucional en el Departamento de Ciencias Políticas de la Universidad de California en San Diego y ejerce como abogado en Constantine Cannon. Las opiniones en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

(CNN) - Es difícil pensar en un hecho histórico parecido a la combinación de golpes que recibió el presidente de Estados Unidos, Donald Trump , la tarde del martes 21 de agosto, día en que se anunciaron casi simultáneamente las condenas de Paul Manafort y la declaración de culpabilidad de Michael Cohen.

En conjunto estos acontecimientos representan la respuesta contundente del sistema de justicia penal en defensa del Estado de derecho y en contra de los intentos de Trump por satanizar al Departamento de Justicia y al FBI.

Ambos procesos representan un problema legal grave para Trump, pero la declaración de Cohen es el riesgo más grave e inmediato. Puso un blanco justo en la espalda de Trump.

OPINIÓN: Esta es la verdadera guerra de Trump... y no va nada bien

Cohen está acusado de una serie de delitos, incluidos algunos como el fraude bancario con el que le echaron el guante a Manafort. Pero los cargos siete y ocho son los que mantendrán despiertos muchas noches a Trump y a sus abogados.

Publicidad

La conducta que se describe en esas acusaciones tiene que ver directamente con los intentos de Trump por impedir que Stormy Daniels y Karen McDougal hablaran sobre los presuntos romances que tuvo con ellas. De hecho, la participación de Trump se relata parcialmente en la misma denuncia aunque no se menciona su nombre, como lo marcan los cánones del Departamento de Justicia.

Si como dice Cohen, Trump no solo sabía de su conducta, sino que le indicó que actuara así, significa que el presidente fue también un conspirador más para cometer un delito federal. Esta violación, lejos de referirse a fechorías financieras del ayer, sería un delito que el entonces candidato Trump habría cometido precisamente para amarrar la elección. Es difícil imaginar un delito grave o una infracción más prototípica.

Lee: El exjefe de campaña de Trump es declarado culpable por fraude

Lo más importante es que como Cohen se declaró culpable se anticipa un proceso —que ya comenzó—en el que contará lo que sabe sobre dichos delitos (y probablemente otros) a los investigadores que trabajan para el fiscal especial Robert Mueller y a los fiscales del Distrito Sur de Nueva York, en donde el caso está pendiente.

Normalmente un acusado en un proceso penal habría dado toda la información al gobierno antes de presentar su declaración de culpabilidad o de inocencia. En este caso no fue así. Parece que el Distrito Sur no estaba conforme con el desarrollo de las negociaciones, pero sí se encontraba listo para presentar cargos la semana pasada, lo que provocó que Cohen adoptara rápidamente una postura de apertura total.

Por su parte, el Distrito Sur de Nueva York puede eliminar cualquier duda sobre la presentación de cargos cuando las elecciones están tan cerca. Dado que es probable que haya credibilidad y confianza entre el Distrito Sur y el excelente abogado de Cohen, Guy Petrillo (quien fuera director de la División Penal de esa oficina), es probable que las partes se sintieran suficientemente cómodas para presentar la declaración de culpabilidad en este momento y seguir con la colaboración.

Publicidad

Lee: Michael Cohen, exabogado personal de Trump, se declara culpable

Parece que la sentencia de Cohen por los delitos de los que se declaró culpable (que sin cooperación sería de entre seis y ocho años, bastante para un hombre que tiene hijos en edad escolar) dependerá de la información que pueda aportar.

Además, como la acusación está pendiente en Nueva York, no en la investigación de Mueller, es evidente que Trump no puede salir del atolladero despidiendo a alguien. Sin importar qué medidas tome en contra de Mueller la denuncia contra Cohen permanecerá.

Podría indultar a Cohen, cosa que probablemente será mucho más difícil políticamente por la condena de Manafort. Parece un exceso pensar que podría indultarlos a ambos. Pero aunque esto suceda no habrá impedimento para que salga a la luz la información de Cohen sobre el involucramiento de Trump una vez que la haya dado a los fiscales federales.

OPINIÓN: ¿Trump es un peligro o solo es un "incompetente"?

Lo anterior se debe a que las autoridades estatales podrían darle inmunidad si presentan una denuncia en su contra (es decir, podrían prometer que no lo procesarán) y sin la posibilidad de la responsabilidad penal, perdería la protección de la Quinta Enmienda y se vería obligado a declarar. Si miente en esa declaración (es decir, si hay alguna variación en la declaración que rinda ante el Distrito Sur) podrían acusarlo de perjurio.

Publicidad

El vicefiscal federal, Robert Khuzami, cerró su argumento anunciando la declaración de culpabilidad de Cohen con un panegírico inusual al Estado de derecho y la noción de que el sistema de justicia penal está listo para perseguir a los infractores sin temor ni parcialidad.

El sujeto inmediato del argumento era Cohen, pero fue una referencia apenas disfrazada al presidente de Estados Unidos y a su campaña ofensiva para ponerse por encima de la ley y satanizar al sistema de justicia penal. Este día podría pasar a la historia como el día en el que esa campaña empezó a derrumbarse.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad