Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Los verdaderos ganadores de la última decisión de Trump sobre Siria

La retirada de las fuerzas armadas estadounidenses puede amenazar todos los objetivos actuales del país en el Medio Oriente, pues beneficiará a Putin y a Asad.
mar 08 octubre 2019 05:36 PM
Peligros
Mientras Trump toma esta decisión, ISIS podrá reestablecerse en la "arena" que Trump evita: los vastos e ingobernables desiertos sirios

Nick Paton Walsh

Desde hace varios meses ha sido evidente que al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, le urge salir de Siria , lugar al que alguna vez llamó "pura arena y muerte". El mismo Trump se tomó la molestia de señalar que lo eligieron porque prometió retirarse de "estas guerras ridículas e interminables".

Sin embargo, su decisión de retirar a las fuerzas estadounidenses del norte de Siria fue tan apresurada que amenaza con echar por tierra todos los objetivos actuales de Estados Unidos en Medio Oriente.

Publicidad

Para empezar, el retiro repentino de las fuerzas estadounidenses, diseñado para dejar a sus antiguos aliados, los kurdos de Siria , expuestos a un avance turco, coincide con el reagrupamiento del Estado Islámico (ISIS) .

ISIS surgió en un vacío (el caos de la guerra civil en Siria) y en un vacío regresará.

El lunes, Trump le atribuyó a Estados Unidos el haber "capturado al 100% del califato de ISIS". Sin embargo, mientras los kurdos sirios corren al norte para enfrentar a un Ejército turco mucho mejor equipado, ISIS podrá reestablecerse en la "arena" que Trump evita: los vastos e ingobernables desiertos sirios.

En el acuerdo al que Trump llegó a toda velocidad con el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan , se atribuye a Turquía la responsabilidad sobre los combatientes de ISIS. Sin embargo, no se explica cómo se transferirá a estos milicianos peligrosos, de diferentes nacionalidades, desde las profundidades del enclave kurdo a manos turcas sin que las fuerzas turcas se internen en territorio iraquí más de lo planeado. Tan solo la logística de la entrega de cientos de terroristas en medio de una zona de guerra despierta incredulidad.

Una de las inquietudes principales es el destino del campamento de Al Hol , un centro de miembros de ISIS desplazados en donde, según los reportes, las mujeres radicalizadas han empezado a impartir su propia versión de justicia a los moderados.

Publicidad

A los kurdos sirios les está costando contener a decenas de miles de sobrevivientes del "califato" de ISIS, mujeres y niños cuya experiencia tal vez los haya dejado enfurecidos, comprensiblemente. Cuando los kurdos estén ocupados defendiendo sus casas y la patria por la que han luchado tanto del avance del ejército de un miembro de la OTAN, vigilar estos centros de concentración será casi lo último de la lista.

Un regalo

En segundo lugar, la decisión de Trump será un regalo para el presidente de Rusia, Vladimir Putin, y para el régimen del presidente de Siria, Bachar al Asad.

Recomendamos: Estados Unidos planea un retiro "completo" y "rápido" de sus tropas en Siria

Antes de incorporarse a la coalición estadounidense para combatir a ISIS, los kurdos sirios habían tenido un acuerdo cómodo con el gobierno sirio. Como Trump dejó ver desde el principio que deseaba retirarse de la región, se puede suponer que tenían línea directa con las autoridades en Damasco porque sabían que este momento llegaría.

Trump dice que destruirá la economía de Turquía y retira algunas de sus tropas

De hecho, las autoridades estadounidenses empezaron a notar hace poco patrullas con respaldo de Rusia en los alrededores de Manbiy, una ciudad al oeste, que probablemente están sondeando las aguas.

Desde hace mucho, el régimen sirio quiere recapturar Deir Ezzor, un antiguo bastión de ISIS en el noroeste de Siria que está en poder de las fuerzas encabezadas por los kurdos. La partida de las fuerzas estadounidenses y la consiguiente pérdida de la cobertura aérea que brindaban, pondrá a Damasco y a Moscú en la cómoda posición de decidir entre llegar a un acuerdo político con los kurdos sirios o simplemente desgastarlos con presión militar hasta que caigan ante la superioridad militar de los rusos.

Lee: EU sanciona a cinco compañías acusadas de mediación entre Siria e ISIS

Publicidad

En tercer lugar, Irán también se beneficiará.

La escasa presencia estadounidense en el norte de Siria y la vigilancia aérea que conllevaba servía de obstáculo a una de las adquisiciones más útiles de Irán en años recientes: una porción de territorio amistoso entre su frontera y sus aliados en Líbano.

Esa brecha ahora se llenará con milicias respaldadas por los iraníes, fuerzas amistosas del régimen sirio y mercenarios rusos. Es probable que Trump no haya pensado en este desenlace cuando habló con Erdogan, pero es probable que sea la consecuencia a más largo plazo de su decisión.

Lee: "Es toda tuya": Trump dice al presidente turco sobre Siria

En algún momento, las tropas estadounidenses se habrían retirado de la región de todas formas y los kurdos sirios se habrían visto obligados a aceptar una porción más pequeña del noreste de Siria, probablemente llegando a una especie de acuerdo con sus vecinos hostiles.

Sin embargo, el que Trump los dejara en la estacada repentinamente representa también una amenaza inmediata para Israel, aliado clave de Estados Unidos, porque abre esa ruta hacia Irán por Irak y Siria a los intermediarios del gobierno iraní en Líbano. Esto bien podría resultar contraproducente.

Un cheque en blanco

En cuarto lugar, es obvio que Turquía está encantada. Sin embargo, es casi seguro que Erdogan no estuviera en la lista de regalos navideños de Trump. El gobierno turco acababa de movilizar el sistema de misiles S400 que Rusia les proporcionó, lo que provocó que lo expulsaran del muy cacareado programa de aviones de combate indetectables F35 de la OTAN.

Los instintos autoritarios de Erdogan significan que cada vez se parece menos a un aliado natural de Estados Unidos o a un miembro de la OTAN. Sin embargo, la Casa Blanca publicó un comunicado en el que, al menos por encima, da la impresión de que le están dando permiso para invadir a su vecino, al tiempo que censura a Reino Unido, Francia y Alemania por no repatriar a sus ciudadanos miembros de ISIS que los kurdos sirios tienen bajo custodia.

Lee: Todos pierden con una guerra entre Estados Unidos e Irán

Sin embargo, este podría ser un regalo limitado para Erdogan. En el mejor de los casos, ahora tendrá que librar una prolongada guerra de desgaste en su frontera sur contra una fuerza kurda muy disciplinada y comprometida, fogueada por años de guerra urbana contra ISIS.

Si la línea roja en un mapa en Siria que Erdogan mostró en la Asamblea General de la ONU refleja claramente sus ambiciones, se ha comprometido a tomar la mayoría de los centros de población de kurdos sirios. Eso se traduce en meses de guerra urbana agónica.

En quinto lugar, esto propina un duro golpe a las esperanzas de que llegue a haber paz en Siria. Sin importar lo insostenible y lo insuficiente que hubiera sido la presencia estadounidense en el norte de Siria, servía para evitar que la presa reventara.

Los kurdos sirios y el Ejército turco no pelearían mientras los estadounidenses estuvieran en medio. ISIS no podría reagruparse ni tomar otro pedazo de territorio si los aviones y los drones estadounidenses seguían sobrevolando. Moscú y Damasco también habrían visto limitadas sus opciones. Incluso así era menos probable una marcha sangrienta de fuerzas que contaban con el respaldo de Rusia a la provincia de Idlib, que actualmente está en manos de los rebeldes y extremistas respaldados por Turquía, ya que el gobierno turco estaba firmemente decidido a impedir que esto ocurriera.

Lee: Una guerra con Irán sería “un colapso total de la economía”, dice príncipe saudí

Parece que a Trump le molestan las críticas que suscitó su anuncio, entre ellas una invectiva feroz del senador Lindsay Graham, quien suele ser uno de sus aliados más confiables.

"Si Turquía hace algo que yo, en mi gran sabiduría inigualable, considere fuera de lugar, destruiré y borraré totalmente la economía de Turquía", tuiteó Trump. Sin embargo, no hubo indicios de que diera marcha atrás.

Nadie sabe qué sigue, pero indudablemente será más sangriento y más caótico. Le sirve de alivio a Moscú, Damasco, Teherán e incluso a ISIS. Además, se burla de las alianzas con quienes sufrieron más para derrotar a ISIS —los kurdos sirios— e incluso se burla explícitamente de los aliados más importantes de Estados Unidos en esa lucha: Reino Unido, Francia y Alemania.

Entre las otras penurias de Trump, es una calamidad que sirve de distracción oportuna. Sin embargo, siembra tal discordia que podría terminar opacándolas.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad